Vitrificación de óvulos, retrasa tu maternidad con libertad y salud

La congelación de óvulos mediante un proceso de vitrificación ha supuesto un gran avance que la medicina reproductiva pone al servicio de la mujer. Se ha convertido en la técnica con mayor eficacia para la preservación de la fertilidad, tanto por motivos sociales como médicos, y garantizar la maternidad con óvulos propios.

La congelación de óvulos es hoy una técnica de eficacia constatada en la preservación de la fertilidad femenina. Las mujeres que decidan retrasar su maternidad por encima de los 35 años, no deben tener dudas ante la opción de mantener sus óvulos vitrificados en el tiempo, ni deben esperar. Si la decisión está tomada, y desean ser madres en un futuro que pueda presentarse más estabilizado personal y económicamente, cuanto antes mantengan congelado su potencial fértil, mayores serán las probabilidades de no encontrar obstáculos en el momento en el que se decidan a ser madres. Sin duda, la vitrificación de óvulos es la mejor opción para preservar la fertilidad y poder ser madres con sus propios óvulos en edad avanzada, evitando tener que recurrir a óvulos donados para lograr su deseo reproductivo.

Por qué vitrificar antes de los 35 años

El período de esplendor de la fertilidad de la mujer se encuentra entre los 25 y los 30 años, y empieza su descenso a partir de los 35 años. A esta edad, el número de óvulos que retienen los ovarios se encuentra en un 10% de su capacidad. A este descenso de capacidad ovárica se suma el empeoramiento de la calidad ovocitaria, lo que significa que lograr el embarazo es, con el paso del tiempo, cada más difícil, y supone un incremento del riesgo de aborto y anomalías cromosómicas en el caso de que el bebé llegara a nacer.

Vitrificación, embarazo con libertad y salud

La técnica consiste en congelar los óvulos femeninos mediante un método ultrarrápido que sustituye al tradicional. La vitrificación mantiene intactas las cualidades propias de los ovocitos en la edad en que se congelaron, por lo que tiene un porcentaje de éxito situado en torno al 97%. “La preservación de la fertilidad femenina con la vitrificación de ovocitos es, sin duda alguna, la mejor opción. Esta técnica no sólo permite a la mujer la libertad de ser madre con sus propios óvulos cuando considere que sea el momento oportuno, sino que ofrece la tranquilidad de tener hijos sanos en el futuro, con avanzada edad, con la garantía de que sus óvulos no tendrán las alteraciones cromosómicas propias del envejecimiento, sino que por el contrario mantendrán la calidad de la edad en la que los congeló. Lo que significa que la congelación de óvulos permite ser madre a una mujer con 45 años, con óvulos que conservan el potencial fertilidad y calidad de sus 35” sostiene el doctor José López Gálvez, director de la Unidad de Reproducción Vistahermosa de Alicante.

Ser madre biológica después del cáncer

Años atrás, las pacientes oncológicas en edad fértil se veían obligadas a aceptar que la pérdida potencial de la fertilidad podría ser una de las consecuencias de los tratamientos médicos como la quimioterapia y la radioterapia. Asimismo, la fertilidad de mujeres jóvenes también puede verse amenazada por cirugías, trastornos inmunitarios, endometriosis o insuficiencia ovárica prematura.

Hoy la situación ha cambiado, y gracias a la congelación de óvulos tienen la posibilidad de normalizar su vida y concebir a sus hijos con sus propios óvulos sin ningún problema una vez finalizado el tratamiento y superada la enfermedad.

La consolidación de la vitrificación de óvulos supone un hito revolucionario en la vida de la mujer. Se ha convertido en la técnica de fertilidad con mayor índice de eficacia, permitiendo la preservación de las células reproductoras y “congelar” así el sueño de ser madre.

Laboratorio de embriología de la UR Vistahermosa

El Laboratorio de Embriología de la Unidad de Reproducción Vistahermosa es una pieza elemental para el éxito de los tratamientos. Los procesos que se realizan son controlados y monitoreados hasta el mínimo detalle, siendo constantemente auditados y certificados. Su infraestructura y equipamiento tecnológico cumple los más altos estándares de calidad para el cuidado y mimo de todo el material biológico que maneja: óvulos, espermatozoides y embriones. 

Los incubadores de embriones con tecnología time lapse son una máxima en la UR Vistahermosa. Los time lapse realizan una captura continua de imágenes de alta resolución, monitorizando una película de vídeo para la observación de todos los detalles del desarrollo embrionario y estudiar con precisión su evolución. El análisis de los embriones permite su categorización en función de la capacidad de implantación de cada uno, y así seleccionar los más óptimos para transferir al útero materno, aumentando considerablemente las probabilidades de implantación y desarrollo evolutivo.

Incubación en sistemas time lapse

El centro de fertilidad reúne todos los actuales incubadores time lapse. Los sistemas Geri y Embryoscope están indicados fundamentalmente para mejorar las tasas de éxito en parejas que, bien por necesidad o por elección, requieran la transferencia de un único embrión. Se utilizan especialmente en casos de fallos repetidos de implantación con transferencias de embriones “aparentemente” buenos y en procesos en los que se obtienen pocos embriones de calidad para poder analizarlos con precisión.

Por su parte, el incubador EEVA incorpora un microscopio especial capaz de analizar el desarrollo de cualquier embrión en cultivo, clasificando de forma automática su capacidad de implantación. Este sistema es substancial en parejas que en sus ciclos anteriores han tenido todos sus embriones con la misma calidad, lo que dificulta la selección del más óptimo para la transferencia.

¿Quieres conocernos? ¡Más de 35 años fomentando la vida!