Hábitos saludables durante la búsqueda del embarazo

Es habitual que las parejas que van a iniciar un tratamiento de reproducción asistida tengan inquietudes acerca de lo que pueden o no hacer durante su inminente inicio de tratamiento, para aumentar o no disminuir sus posibilidades de éxito. Lógicamente, es de suma importancia adquirir y/o mantener hábitos saludables durante la búsqueda de embarazo. De ello dependerá un adecuado desarrollo embrionario, e influirá en la salud del futuro bebé.

Podemos resumir la importancia del estilo de vida en los siguientes puntos:

1.Alimentación equilibrada: En esta etapa previa al embarazo, el organismo de la mujer tiene que estar en armonía, para ello su alimentación debe de aportarle todos los nutrientes y de forma equilibrada, evitando los excesos y las carencias. Se ha demostrado que el IMC debe de estar entre 19 y 25, es decir, un IMC saludable.

Por debajo de 19, se considera que el organismo no está preparado para afrontar un embarazo, además de causar amenorreas. Y por encima de 25, hablamos de sobrepeso, lo cual provoca un funcionamiento incorrecto del sistema metabólico y hormonal de la mujer, lo que dificulta conseguir el embarazo.

Debemos de tener en cuenta que este es un hábito fácilmente mejorable. Por suerte, contamos con nuestra Dieta Mediterránea, basada en el consumo de frutas y vegetales como fuente de vitaminas, minerales y fibra. Las proteínas se obtienen del pescado (preferiblemente azul), y de la ingesta moderada de carnes rojas y grasas.  Alimentos ricos en hidratos de carbono, como el pan y la pasta, además de los cereales y el aceite de oliva virgen extra.

2. Horarios regulares: Nuestro organismo se rige por los patrones a los que lo acostumbramos, y es por ello que tener pautas horarias estables de sueño, alimentación, ejercicio… mejorarán notablemente nuestra salud.

3.Evitar tóxicos: Hablamos fundamentalmente del Tabaco, Alcohol y Drogas.

Es sabido por todos, que los efectos del tabaco son perjudiciales para la salud, pero hay una relación directa entre el tabaco y la disminución de la fertilidad, ya sea un embarazo buscado por métodos naturales o mediante Técnicas de Reproducción Asistida (TRA).En el caso de la mujer, afecta a la reserva ovárica y a la calidad ovocitaria. Y en el hombre se ve reducida la calidad seminal, además de provocar daños en el ADN de los espermatozoides. Durante el embarazo, el riesgo de complicaciones obstétricas y fetales se ven claramente aumentados en relación al consumo de sustancias tóxicas.

4.Ejercicio físico regular: Obviamente, realizar ejercicio físico tiene efectos beneficiosos en nuestra salud, y practicarlo de forma regular aporta beneficios a nivel cardiovascular: favorece la circulación, evita la colesterolemia y en consecuencia protege el corazón; endocrino: ayuda a controlar el aumento de peso y a mantener el nivel de glucemia en sangre dentro de la normalidad; neurológico: ayudando a eliminar el estrés y ansiedad diaria.La práctica debe de ser moderada, el exceso y/o determinadas actividades físicas pueden ser contraproducentes durante la realización de los tratamientos, hablamos de actividades físicas que conllevan un esfuerzo físico importante tipo saltos, flexión o rotación del tronco y trabajo de la musculatura abdominal. Se puede realizar la actividad durante 60 minutos, 3 ó 4 veces a la semana. O práctica diaria de 30 minutos. Esto aportará una mayor relajación, mejora de la calidad de vida, ayuda a reducir la ansiedad o el insomnio y, sobre todo, genera bienestar y aparecen estados emocionales positivos.Durante los tratamientos de Reproducción Asistida se aconseja realizar: paseos diarios de 1 hora, natación, yoga, senderismo, bicicleta estática a intensidad moderada. Y si la actividad se realiza al aire libre, aportará mayor beneficio.Por el contrario, se deben evitar ejercicios que impliquen saltos, golpes, torsión del tronco o que impliquen la posibilidad de caídas como, por ejemplo: Atletismo, esquí, equitación, spinning/ciclismo de carrera o montaña, bailes enérgicos, artes marciales, ejercicios físicos de competición y/o en grupo como voley, baloncesto, fútbol…

5.Estabilidad emocional:  El estrés es necesario para estar en alerta y poder reaccionar ante cualquier cambio que se produzca en nuestro entorno. Pero hablamos de un nivel bajo de estrés. Gracias al cual, el ser humano afronta peligros, ya que el cerebro y los músculos dan una respuesta rápida ante un riesgo. Pero un nivel elevado de estrés, supone uno de los enemigos para conseguir la gestación tan deseada, debido a que disminuye la capacidad reproductiva tanto en el hombre, que provoca una alteración seminal con baja calidad espermática, como en la mujer, provocando disfunciones ovulatorias.Por todo esto, es aconsejable mejorar en la medida de lo posible los hábitos diarios y conseguir que sean lo más saludables posibles, tanto en parejas heterosexuales como homosexuales. Esto va a ayudar en el camino de la concepción, del embarazo y en la salud del futuro bebé.

 

¿Quieres conocernos? ¡Más de 35 años fomentando la vida!