Asesoramiento Legal

UR Vistahermosa es una empresa dedicada a los tratamientos de reproducción asistida,Madres solas  tal y como hemos explicado anteriormente, desde hace más de 30 años.

En el caso de la técnica de maternidad subrogada, y dada las limitaciones legales que existen en nuestro país, nos dedicamos a realizar un buen diagnóstico médico o completar el que se tiene en España; para posteriormente asesorar y tutelar que el procedimiento que se realizará fuera de este país y bajo la legislación del mismo, se lleve a cabo con seriedad y ética controlando cualquier situación que pudiera surgir antes y durante el proceso.

Marco legal:

La maternidad subrogada es una técnica de reproducción asistida en la que una mujer ayuda a otra mujer sin pareja o a parejas del mismo o distinto sexo a tener un hijo gestándolo en su propio vientre. Asimismo, no tiene ningún vínculo genético pues los gametos, puede venir de donantes o de los futuros padres.

Two Young Fathers On Sofa At HomeEn España, el contrato de maternidad subrogada es nulo de pleno derecho. Esto quiere decir que no la podemos realizar en nuestro país, pues, en todo caso, la filiación materna correspondería a la mujer que da a luz, impidiendo la inscripción de la filiación del bebé nacido mediante esta técnica en el Registro Civil a favor de las mujeres o parejas que han accedido a esta técnica.

No obstante, el hecho de que en algunos países esta técnica resulte legal, unido al principio jurídico de interés del menor, abogan porque se puedan inscribir en el Registro civil los niños nacidos por estas técnicas, siempre y cuando se hayan realizado en países donde la técnica resulte legal. Incluso, ya existen sentencias de tribunales europeos que dictaminan que se inscriban dichos bebés dando la filiación a los padres que han optado por esta técnica.

Qué debes conocer:

La gestación subrogada o gestación por sustitución en España es actualmente tema de controversia y estudio. Su marco legislativo está siendo debatido y revisado a la luz de las diferencias de criterio entre las últimas sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El proceso de gestación subrogada, legalmente se conforma como un acuerdo de voluntades previo al nacimiento, plasmado en un contrato entre los solicitantes del proceso, denominados padres intencionales y la mujer gestante, según el cual esta llevará a cabo el embarazo que los padres no pueden desarrollar. Las condiciones de ese contrato suelen ser variables, pero en definitiva, el objetivo es que los padres intencionales acuerden que la gestación de su hijo la lleve a cabo una tercera, con material genético de estos o con el de uno o varios donantes y que una vez que el bebé nazca, este se inscriba legalmente como hijo de los padres intencionales, renunciando la gestante y cualquier otro donante a todo derecho presente o futuro por filiación con respecto del nacido.

En España este tipo de acuerdos se encuentran regulados en la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida, en concreto en su artículo 10.1, cuando indica que “Será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero.”, por lo tanto, en España el acuerdo al que nos referimos se considerará nulo, lo que significa que a efectos legales no existe y por tanto y según el apartado 2º del mismo artículo, la filiación materna vendrá determinada por el parto. Es decir para la justicia española y para el registro civil, la madre del bebé será la gestante. Sin embargo el mismo artículo en su tercer apartado, prevé que el padre sea reconocido por los trámites generales.

En muchos otros países desarrollados este tipo de contratos no solo son válidos, sino que están perfectamente regulados y son de aplicación tan común como cualquier otra técnica de reproducción asistida. Lo que permite que en esos países la gestante renuncie a la filiación y por tanto a los derechos y obligaciones que esta conlleva y se otorguen certificaciones registrales o incluso sentencias judiciales en las que quede perfectamente establecida la filiación del menor a favor de los padres intencionales, salvaguardando a la vez los derechos tanto de la gestante, como por supuesto, del menor.

Estas sentencias judiciales, si han sido emitidas por un Tribunal extranjero con las suficientes garantías legales, son reconocidas por nuestros tribunales mediante un procedimiento judicial denominado exequátur. Una vez obtenido ese reconocimiento, tienen validez jurídica en España, permitiendo la inscripción del menor en el Registro Civil correspondiente, con la filiación que aparece en la sentencia.

Las sentencias emitidas en este sentido por la Corte de algunos estados Norteamericanos, reúnen los requisitos necesarios para ser objeto de inscripción en nuestros registros, una vez reconocidas por el procedimiento de exequátur, ya que el proceso allí, de forma muy garantista, pondera y asegura los intereses de los padres intencionales y de la gestante, y por supuesto el interés del futuro bebé, estableciendo que los padres a todos los efectos son los que con independencia del material genético y del proceso de gestación, tienen la intención y la voluntad de ser padres y manteniendo esta filiación como definitiva a todos los efectos.

Asesoramiento Legal y Gestión administrativa Proceso Subrogación UR VISTAHERMOSA

TORMO ABOGADOS

José Carlos Tormo

Subir