Sala de Prensa

¿Cuándo es mejor transferir los embriones para conseguir las más altas probabilidades de éxito, en día 3 o en día 5?

Publicado en Sala de Prensa

La UR Vistahermosa valora cada caso y cada ciclo de FIV de forma personalizada

Fuente: www.diarioinformacion.es

La transferencia embrionaria es la etapa final de un ciclo de Fecundación in Vitro (FIV); uno de los procesos más importantes de esta técnica de reproducción asistida.

En la Unidad de Reproducción Vistahermosa elegir el día para realizar la transferencia está en función de las circunstancias de cada paciente y del resultado de cada ciclo de FIV; el objetivo es lograr el embarazo y conseguir tener un bebé sano en casa.

“La transferencia siempre ha de ser personalizada, no hay un patrón para decidir en general; hay que optar de forma individualizada y en cada ciclo de FIV. La cantidad de embriones y su calidad es un determinante clave para decidir si se realiza en día 3 ó día 5”, asegura Carmen  Avilés, ginecóloga de la Unidad de Reproducción Vistahermosa.

Hay que valorar varios aspectos para que la estrategia a seguir resulte exitosa: número de embriones obtenidos, grado de calidad embrionaria, edad de la paciente, patologías asociadas, técnicas complementarias y si se trata de un ciclo de FIV o de Ovodonación.

¿Pero por qué en día 3 o día 5? La doctora Avilés explica que estos son los días en los que más fácilmente se puede analizar la calidad de los embriones según parámetros morfológicos: forma, tamaño, número de células, fragmentos o vacuolas de las células; y parámetros cinéticos: tiempos de división celular. Asimismo, según el potencial de implantación, la selección de los embriones contempla 4 grados, de la A a la D, siendo A grado muy alto y D el más bajo.

“El transferir en día 3 o en día 5 va a depender fundamentalmente del número de embriones que tengamos, sobe todo porque el que un embrión no llegue al día 5 en el laboratorio, no quiere decir que no evolucione en el útero, que es su medio natural”, señala Avilés.

El dejarlos evolucionar hasta el día 5, lo que se conoce como estadio blastocisto, “permite seleccionarlos mejor, pero parte de los embriones van a detener su desarrollo durante el proceso. Por lo que si no se tiene un número adecuado de embriones, al menos cuatro, cabe la posibilidad de que no se llegue a tener embriones en día 5”.

Independientemente de estas circunstancias generales, en la Unidad de Reproducción Vistahermosa cada caso es valorado de forma personalizada.

El responsable del Laboratorio de la Unidad de Reproducción Vistahermosa, Juan Manuel Moreno, indica que un cultivo más prolongado muestra una mayor información de los embriones, lo que facilita la selección de los mejores a transferir. “Este proceso nos permite sincronizar de una forma más fisiológica la receptividad del endometrio con el embrión Con esta técnica se consiguen tasas de embarazo a término por encima del 60%”.

¿Transferir en día 3 o en día 5? Ventajas y desventajas

La ginecóloga de la Unidad de Reproducción Vistahermosa indica que la principal ventaja de transferir en día 3 es que se dispone de mayor número de embriones, ya que no todos llegan a día 5. Los casos en los que es preferible transferir en día 3 son aquellos en los tenemos menos de 3 embriones de buena calidad en ese momento.

“El inconveniente que tendremos en este caso es que al ser embriones menos seleccionados, tenemos una tasa de implantación algo menor que si nos transferimos en día 5”, puntualiza la doctora.

Sin embargo, cuando se obtienen un número alto de embriones llevarlos a cultivo ablastocisto es la opción más acertada. Según apunta Juan Manuel Moreno, “en estos casos es recomendable la utilización de sistemas time-lapse, que permiten analizar momento a momento la evolución embrionaria, sin necesidad de sacar los embriones del incubador y manteniendo las condiciones de cultivo sin ninguna alteración. Generalmente durante el periodo prolongado de incubación se produce el bloqueo de algunos embriones que no serán capaces de llegar a blastocisto. De esta forma se consigue una selección de forma natural, pudiendo identificar los embriones más aptos y con un mayor potencial de desarrollar un embarazo evolutivo”.

“Valorar día a día el embrión en función de sus parámetros morfológicos y cinéticos nos permite ser más precisos en la selección del embrión con mayor potencial de éxito; por lo que incluso se puede realizar una transferencia única sin bajar el porcentaje de éxito y evitar el embarazo múltiple”, comenta Carmen Avilés.

Fuente: noticia www.diarioinformación.es 15-12-2017

Archivos Adjuntos

    Deja un comentario